Home

Adressat unbekaant

  • La obra ha sido la gran ganadora del Festival de teatro Ciudad de Palencia
  • Paradero desconocido gira con éxito y en los próximos meses, podrá verse en: Aranda de Duero, Soria, Badajoz, León, Fuenlabrada, Salamanca, Málaga, Toledo, entre un sinfín de ciudades españolas

«Alemania levanta bien alta la cabeza entre las naciones del mundo. Sigue a su Glorioso Líder hasta el triunfo (…). No has conocido a Hitler. Es una espalda en alto. Es una luz blanca, pero ardiente como el sol del nuevo día». Estas contundentes palabras pertenecen a la misiva fechada el 18 de agosto de 1933 que Martin Schulse le envía a su gran amigo Max Eisenstein desde Múnich. Ambos comparten la pasión y el negocio de una galería de arte en San Francisco. El segundo la regenta in situ y el primero, lo hace, muy distanciado, incluso moralmente, desde la nueva Alemania nazi.

Paradero desconocido es un gran montaje teatral, de corta duración, con una actriz y dos actores, cuya interpretación es más que correcta; una escenografía estupenda en que destaca las imágenes en movimiento de la gran cineasta Leni Riefenstahl, una de las máximas exponentes del cine de propaganda del siglo XX; y sobre todo, una dirección magistral por parte de la premiada Laila Ripoll, quien ha traducido, versionado y dirigido el relato que escribió Kressmann Taylor (pseudónimo de Kathrine Kressmann Taylor) en 1938. Address Unknown tuvo una sonada repercusión en Estados Unidos. The New York Times la calificó como la más efectiva denuncia contra el nazismo publicada en literatura de ficción.

Sara Casasnovas y Juanjo Artero. Fuente: Paradero desconocido

Sara Casasnovas y Juanjo Artero. Fuente: Paradero desconocido

Es la historia de una amistad entre Martin Schulse, un alemán y Max Eisenstein, un judío estadounidense. Ambos son socios y marchantes de arte en California. Martin decide volver a Alemania en 1932. A partir de ese momento, Max y él se intercambian epístolas en las que se cuentan sus vicisitudes personales, familiares y los detalles sobre la gestión de la galería. Asimismo, en el contenido de las cartas tiene cabida no solo la relación de amistad, sino también la nueva situación política de Alemania, que provocará una evolución narrativa que, sin duda,  interesa, y mucho; como también seduce el relato magnífico en que está basado el libreto de Ripoll.

Juanjo Cucalón y Sara Casasnovas. Fuente: Paradero desconocido

Juanjo Cucalón y Sara Casasnovas. Fuente: Paradero desconocido

Sobresale la dramaturgia y el ritmo narrativo. Y puesta en escena y como no, la dirección de actores. Los papeles masculinos interpretados por Juanjo Artero y Juanjo Cucalón están perfectamente dibujados, con la redondez necesaria, en terminología de E. M. Forster, que se transforman mientras el nacional socialismo alemán alcanza el poder y Adolf Hitler es nombrado canciller. Y todo ello mediante el intercambio de correspondencia donde se plasma esta evolución. El género epistolar en el relato escrito es suficientemente conocido, pero sobre un escenario, resulta, cuanto menos, original; pero si además podemos disfrutar de un producto bien acabado, elegante y que mantiene la tensión narrativa, la propuesta alcanza el sobresaliente.

El personaje femenino, Griselle, materializada hábilmente por Laila Ripoll en la versión dramatizada del texto original y a quien da vida Sara Casasnovas, irrumpe entre los dos amigos separados por miles de kilómetros, primero, casi de forma onírica, convirtiéndose en una útil narrataria que nos cuenta, con el apoyo del audiovisual, la trágica historia europea desde la I Guerra Mundial hasta la ascensión de Hitler y, por ejemplo, las consecuencias nefastas del uso de las primeras armas químicas. Después, la joven y prometedora actriz (el personaje también lo es) deviene en el leitmotiv desencadenante.

Pero todavía hay otro personaje más: la música en directo que interpreta Rosa Blanco. Con su piano toca bellas piezas de swing al lado de los tres personajes y en general, enfatiza la acción de los actores, cuando es necesario. Nos ayuda sumergirnos en el ambiente pertinente para involucrarnos en esta historia sencilla (aparentemente), concreta y sin embargo, universal, que nos habla de amistad, de venganza y de miserias humanas.

En definitiva, teatro intimista de gran factura en plena gira por España que nos enseña unas cuantas cosas y nos evoca otras tantas. Verbigracia, a un servidor, la memoria involuntaria de Proust le trajo a la realidad, la gran obra teatral ¡Ay, Carmela!, de Sanchis Sinisterra. Y todo este gozo, a pesar del IVA, porque los programadores y las salas junto con las productoras (D’Odorico es el responsable de Paradero desconocido: Medalla de honor de las Bellas Artes 1010, entre otros galardones), realizan grandes esfuerzos para acercar el teatro al público. Hoy, resulta un lujo poder disfrutar de esta obra en el Teatro Principal de Valencia por 15 euros: en la fila 9 y en fin de semana.

Enlaces:

Paradero desconocido

Facebook de Paradero desconocido

 

Julià Pérez // Valencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s