Home

Fernando Mosquera: «Tengo que serlo todo»

Esas son las aspiraciones de este músico, compositor, arreglista, director y productor toledano que, con tan solo 36 años, ha demostrado que sabe desempeñar estupendamente cualquier faceta dentro de la música celta. Solista de Akelarre–Agrocelta –grupo de rock celta– y fundador de Rías Seicas –banda de gaitas–, Veneranda Dies Ensemble –grupo de música medieval– y Mosquera Celtic Band –grupo folk pop–. Es esta última la que más le identifica y refleja, donde puede ser Fernando Mosquera en estado puro, y la que podremos disfrutar este viernes 25 con su Peregrinatio en Círculo de Arte de Toledo a las 22:00 horas.

A juzgar por su trayectoria musical –formación de dos grupos musicales; trabajos como arreglista, director, músico, compositor y productor ejecutivo; capacidad para tocar 30 instrumentos; etc. –, da la impresión de que es muy proactivo e inquieto. ¿Es esa una muestra más de sus ganas de llevar al gran público la música celta?

Pienso que la música celta, la música en general, se puede llevar al público de muchas formas. Lo que pasa es que al final, con el paso de los años, el músico acaba componiendo, arreglando, colaborando con otros músicos y grabando sus propios discos, si tiene la suerte de poder hacerlo. Todo son diferentes facetas de ser músico. Lo importante es que la música pueda llegar al público de alguna forma y, si para eso, tengo que serlo todo, pues habrá de serlo todo. Eso ya depende de la suerte y de los medios con los que cuentes.

Son facetas complementarias que le gustan y le interesan por igual.

Sí, pero muchas veces te ves obligado. En mi caso, me di cuenta de que si me lo cocinaba yo, la comida me gustaba más, así que me puse manos a la obra y, al final, lo acabas haciendo todo. Compongo porque tengo esa inquietud. Hay gente que no es capaz de componer, pero la mayoría de la gente que conozco, acaba ampliando la faceta de músico, transformándose en todas las demás. La más complicada es la producción, porque tienes que meterte en un estudio de grabación y arriesgas tu propio dinero para crear un producto que llegue al público. Es la más complicada por el riesgo que conlleva.

Quizá porque es un trabajo más racional, menos artístico, porque lleva a mucha gente detrás…

Hay gente a la que no le gusta, a mí sí. Da miedo hasta que aprendes, luego ves que tiene más beneficios que desventajas, sobre todo porque eres tú el que tomas tus propias decisiones sin que nadie esté detrás incordiando. Si al final consigues hacer un producto que te gusta, pues el mérito interior es mucho mayor.

¿Cree que este tipo de música está siendo justa o injustamente tratada, tanto por la gente, en general, como por los medios de comunicación?

En mi carrera nunca. Más que nada porque tanto el público como los medios hacen su trabajo. Al público le puedes gustar o no, pero tú no tienes la culpa de no gustar al público, o mejor dicho, el público no tiene la culpa de que no le gustes. El público varía y tú tienes la obligación, como artista, de intentar hacer un producto lo más apetecible posible para él, que es quien manda. Y los medios de comunicación también hacen su trabajo. Yo no he tenido nunca problemas. Para mí la culpa es, más bien, del poder político: esos son los que tratan mal a la cultura y deberíamos estar más enfadados de lo que estamos porque su labor, su mala actuación, no solamente nos afecta a nosotros, sino también al público, que es lo que más me preocupa. La música, el teatro y el cine están siendo, cada vez más, bien de lujo y, por lo tanto, se dejan de disfrutar.

Pero el público está sobresaturado, porque aparecen los mismos artistas y estilos en todas las emisoras de radio y cadenas de televisión, mientras que a otros no se les promociona y son más desconocidos.

Eso va también por moda. Los artistas lo sabemos. Puede ser el boom de un estilo de música y, en ese momento, solo se escucha eso. Es cierto que los medios, y en este caso las radios –culpa de la crisis– tienen que ir a algo que sea fácilmente vendible. Son gente que hace muy bien su trabajo y saben lo que le gusta al público. Yo no puedo enfadarme con esos medios porque solo hacen su trabajo y perfectamente bien. Sí que podría haber apertura hacia otro tipo de música, pero no es culpa de ellos ni nuestra que un estilo musical se venda más o menos o que la crisis obligue a ser mucho más exquisito a la hora de… bueno, pues música pop, porque es lo que mejor vende; tenemos que coger música pop porque no hay otra cosa. Sí es cierto que tenemos que buscarnos mucho más el ingenio a la hora de poder acceder a algo que antes era mucho más fácil, como poder ir a la radio y radiar tus canciones sin tantos problemas. Pero bueno, ahora las cosas están así y van a tardar mucho en resolverse. Pienso que no es plan de buscar quién tiene la culpa, es que hay veces que las cosas son así y no pueden cambiar; hay que esperar, simplemente.

Cartel de Peregrinatio. Fuente: FErnando Mosquera

Cartel de Peregrinatio/ Foto: Fernando Mosquera

Peregrinatio vio la luz en 2011 y, dos años después, continúa su gira –volviendo a Toledo–. Esta larga peregrinación no resulta fácil para ningún grupo. ¿A qué cree que se debe su éxito?

El éxito se debe al estilo que he diseñado. Yo me dedico al folk pop, con un ligero retoque de música pop, pero no lo diseñé adrede, simplemente mi forma de componer es esa: cuando compongo canciones me salen un poco tirando hacia el pop. Lo que pasa es que soy gaitero y entonces ando en una línea media. Me gusta jugar con la ambigüedad de la música tradicional mezclada con la música pop, pero siempre inclinándome hacia la música celta. No como Celtas Cortos o El sueño de Morfeo, que solo introducen arreglos. Lo mío es al revés: introduzco arreglos de música pop. Y dio la casualidad de que, dentro de la música celta, ese estilo no existía, no estaba cubierto, y me encontré con que era el único que ofrecía ese tipo de música y no tener demasiada competencia por un estilo concreto siempre es bueno. Eso me hace poder participar en festivales tanto de música folk como de música pop, pero en los que son de música celta es difícil que coincidamos dos grupos que tengan el mismo estilo que yo tengo. Al ser un poco diferente, dentro de la música celta, eso es lo que me ha abierto las puertas. Además, es lo que gusta a la gente y me ha permitido poder llegar a todo tipo de público porque, al tener esos rasgos de pop, la música es más comprensible, no necesitas ser un fan de la música celta, o un friki o un entendido. Cualquier persona que no haya escuchado música mía, perfectamente la puede entender, porque siempre va a tener en mi música sonoridades y ritmos que entiende, porque forman parte de la música pop.

Por tanto, el balance que puede hacer es totalmente positivo.

Sí, el balance es bastante positivo, no me puedo quejar. Lo único que solo hemos grabado un disco. La banda tiene su propio sonido, porque es el que aporto con mis composiciones, pero todavía tiene que cuajar un poco más. Con un disco realmente se demuestra poco, salvo que des el pelotazo, y en mi caso no ha sido así. Todavía tengo que seguir trabajando.

Ha habido artistas “de pelotazo”, con un solo disco y que luego no han llegado al segundo o no han llegado al mismo nivel. Es mejor ir paso a paso.

Sí, eso es cierto. Yo prefiero ir paso a paso, porque el pelotazo es un arma de doble filo

Fuente: Fernando Mosquera

Foto: Fernando Mosquera

¿Peregrinatio es el trabajo del que se siente más orgulloso?

Hasta ahora he grabado cuatro discos, pero todos de música diferente y no puedo comparar. Me siento muy orgulloso de este trabajo, porque la mayoría del disco son canciones mías y eso te da mucha más satisfacción. Está siendo muy bien acogido y eso me indica que es al camino correcto. Sin embargo, en el año 2010 grabé otro disco con el grupo de música antigua Veneranda Dies Ensemble y también se cocinó a mi forma. El primer disco, la primera experiencia siempre es la más importante. Pero, claro, es música antigua y esto es música celta y no tiene nada que ver, no puedo comparar. Cuando saque el segundo ya lo compararé (risas).

Por lo que me está diciendo, cuanto más se involucra y más facetas lleva mejor se encuentra, entonces, ¿Akelarre-Agrocelta puede ser el grupo en el que “menos” a gusto se pueda llegar a sentir?

En Akelarre soy uno más, soy el gaitero. Pero sí es cierto que Akelarre ha sufrido cambios, gente que se ha ido, gente nueva que ha entrado y yo formo ahora parte de los más viejos de la banda, aunque entré en el 2005, tampoco lllevo muchos años, pero son circunstancias internas de la banda que hace que ahora, todo los que estamos en ella, tengamos un peso mucho más importante y yo soy uno de los que más importancia tiene, pero porque toco un instrumento solista. Por casualidad, me encuentro en Akelarre con una importancia mayor a los últimos años, pero sigo siendo uno más. No soy el que mando y hago lo que me piden que haga. Lógicamente, me siento un poco menos identificado, sobre todo porque hacemos música rock celta y el rock no me llama tanto la atención, me gusta más la música antigua y, sobre todo, lo que hago en la Mosquera Celtic Band que, al crearla yo, la hice completamente a mi estilo y adecuada a lo que yo quería ofrecer y por eso soy el único solista, y recae todo el peso sobre mí. Por eso, con esa banda, es con la que me siento más identificado.

¿Y va a tener tiempo de trabajar con todos los grupos de los que forma parte?

(Risas) Sí, y más me vale, porque ¡con la crisis que hay! (risas). Son bastantes años y te da pena abandonar un proyecto. Son grupos en los que, en mayor o menor medida, me he implicado desde el principio. Son algo mío. Lo que no haré será nada nuevo por ahora. Mantenerlo y seguir adelante con esto me cuesta mucho trabajo. He llegado a mi límite en cuanto a formaciones, pero mantenerlo sí, sin problema. Además, hay músicos de un grupo que están en otros, así que no solo somos compañeros, sino que somos amigos y, al final, lo acabamos haciendo todo entre todos y eso es lo bueno, que tampoco hay incompatibilidad y, mientras no la haya, no hay problema. Así que he tenido esa suerte y puedo mantener los cuatro grupos sin problema.

Volviendo a Peregrinatio y al tema de las tradiciones, su compañía discográfica tiene intención de promocionarlo en Japón. ¿Considera que puede ser un “producto” fácilmente exportable a otros países sin raíces celtas?

La verdad es que en Japón se consume cualquier tipo de musica. Japón y China son dos grandes monstruos desde el punto de vista comercial. En Japón, la música celta y el flamenco se consumen que da gusto y, además, ya ha habido otros grupos que han ido a hacer gira por Japón, como Carlos Núñez, Hevia, Luar na lubre. Carlos Núñez hace una gira por Japón casi cada año. Una de las cosas que la discográfica tenía claras conmigo cuando firmé el contrato en el 2011 era Japón, porque con los asiáticos da gusto, no dan ningún problema a la hora de consumir música. Allí es muy barata y compran, no solo se descargan. Hay muy poco pirateo, porque la música es muy barata, y eso da pie a que, no solo puedan consumir música, sino ir a conciertos. Lo que da dinero, hoy día, no es la venta de discos, sino los conciertos

Quizás sería una buena idea fomentar en España la mentalidad nipona…

(Risas) Sí, sí, ójala. Sobre todo, de cara a los conciertos. En cuanto a la venta de discos, tienes que vender mucho hoy día, tienes que ser un Alejandro Sanz o un David Bisbal o un Miguel Bosé para que la venta de discos te dé para algo. Realmente, lo que se disfruta y donde se gana es en los conciertos en directo  y eso en España, tanto por política, como por la situación de crisis, ahora mismo es impensable.

Y ya, para terminar, me comentaba antes que un trabajo solo no es suficiente para demostrar lo que es el grupo, así que ¿para cuándo un nuevo trabajo?

Pues, si dios quiere, para 2014 quiero sacar a la venta el segundo. Llevo un mes, más o menos, poniéndome manos a la obra con el segundo disco. Poquito a poco, en huecos, en cuanto puedo. Ya tengo hecha la selección de los temas que van a formar parte, ya tengo la estructura en mi cabeza, cómo quiero hacerlo, tanto de portada, el interior, el libreto,… Estoy esperando a 2014 para entrar en el estudio de grabación. Lo que pasa es que, para este disco, afortunadamente voy a contar con colaboradores que son muy famosos, muy reconocidos, incluso algunos de ellos a nivel internacional. Por lo tanto espero que este sea más complicado que el primero. Siempre dicen que el segundo es más difícil, porque te obliga a ti mismo a superarte más para superar el primer disco y, en segundo lugar, porque voy a tener entre cinco y diez colaboradores, que son muchos para un disco y todos ellos conocidos dentro de la música celta. No puedo decir nombres, todavía, pero son pesos pesados. Muchos de ellos son personas cuyos discos yo he comprado desde siempre y sigo siendo fan. Por lo tanto, es una gran satisfacción y espero que le dé una publicidad muy grande, al contar con gente importante, no solo de España, sino de otros países como Irlanda y Escocia. Va a ser importante en todos los sentidos. Para mí va a ser un reto y también, en cuanto a nivel discográfico, espero que sea bastante llamativo.

Que le puede abrir muchas más puertas, además de todas las que ya tiene abiertas.

Sí, claro. Mucha gente puede pensar que si esta gente ha colaborado conmigo, merece la pena. Aunque la mayoría de ellos lo hacen por amistad, porque con el paso de los años hemos coincidido y no son artistas, son un poco más amigos. El ser compañeros de profesión me permite acceder a ellos de forma diferente a como lo haría un fan, pero yo a su lado me sigo considerando un fan, sigo estando cohibido porque para mí son gente muy importante. Todavía no tengo la respuesta de todos pero hay tiempo y, como son tantos, me he marcado un objetivo a largo plazo para diciembre, navidad de 2014, porque tengo que respetar las agendas de todos y es una complicación añadida, ya que cada uno graba en un sitio diferente, mucho viaje y, logísticamente, me exigirá mucho más que el primer disco.

Escuchemos Herba de namorar, de Fernando Mosquera, para enamorarnos de la música celta o folk pop, como le gusta a este peculiar artista autodefinir su estilo. Nos gusta la cultura y nos hechiza las notas musicales que surgen del talento, del esfuerzo y de la constancia de artistas como Fernando.

 

Mª Belén Cañizares // Toledo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s