Home

Y digo yo…

Ya son cinco números, cinco artículos, cinco puestas en escena. Esta semana, he querido hacer un parón y dejar aparcada la cantidad de actos culturales y demás que afortunadamente tenemos para publicar, de los que poder hablar y contar cosas a nuestro lectores; y he querido hacer esto porque pienso que también podría dedicarme un momento a mí mismo y poner en marcha una reflexión sobre todo esto que nos está pasando.

Hemos puesto en marcha un proyecto llamado HomoCultum, con toda la ilusión del mundo. Somos un equipo de lo más variopinto, sin conocernos personalmente alguno de nosotros, hemos conseguido gracias a San Skype, cada miércoles sí y miércoles también y también gracias a San Whatsapp, estar enchufados constantemente como si de una redacción se tratara. La falta del trato personal bis a bis de todos los días la suplimos con el constante tecleteo de los smartsphone o del teclado del ordenador mediante mensaje va y mensaje viene.

Estas son las cosas del futuro, sabíamos que nuestro fuerte era la diversidad geográfica y de hecho, esto es lo que nos diferencia un poco del resto, uno aquí otro allá…

El camino que nos queda por recorrer es muy largo, todos estamos dentro de la misma generación (cuasicuarentones unos y cuarentones otros), tenemos claros nuestros objetivos, hemos sabido llamar a las puertas que necesitamos y también han tocado a la nuestra los que quieren ayudar, (toda ayuda es poca), tenemos que seguir en este camino y no nos podemos desviar.

Para mí, confieso que el reto es mayor. Cuando por avatares de la vida decidí estudiar periodismo no estaba en mi mente esta faceta, yo siempre pensé en dedicarme al periodismo deportivo, pero cuando surgió esta idea me dije, ¿y por qué no?

Soy muy gandul, (no creo que esto vaya a cambiar a estas alturas de mi vida), pero gracias al equipo de HomoCultum, estamos completamente enchufados, (no paran, click, click, click…) cuando uno baja la guardia, ya está otro para dar calma y reconducir la jugada, y esto insisto sin conocernos personalmente, hemos conseguido crear una especie de familia a la cual me siento orgulloso de pertenecer, aunque sea el miembro  que menos se prodigue y le dé a la tecla.

Empezamos usando herramientas gratuitas y disponibles a nuestro alcance para poder dar forma a nuestro proyecto y ya estamos hablando de nuestra propia pagina web, nuestros estatutos, nuestra junta, etc.

Los pasos se están dando hacia delante, sin olvidar de dónde venimos y a dónde queremos ir; algunos pasos son firmes y otros no tanto, pero siempre hacia delante, hacia atrás sólo para tomar carrerilla, no lo olvidemos.

A veces me encuentro perdido y entre las clases, la familia  o el trabajo, no sé por dónde tirar, necesito tomar un tiempo y reflexionar. Todos tenemos una vía de escape y en mi caso esta está en el deporte, siempre que puedo procuro buscar un rato para salir a correr y esto me ayuda tanto física como mentalmente ya que mientras corro voy dando vueltas a las ideas en la cabeza, me ayuda a ventilar la mente.

Pensando en todo lo que nos está pasando y aunque estoy feliz porque las cosas vayan por el camino que deben, necesitaba este momento de decir, «Y digo yo»…

(Ups, treinta mensajes en el Whatsapp, si es lo que yo digo, no paran).

Aunque escasa, pero necesaria (a mi juicio), esta es mi aportación a la revista de esta semana,

 Tony Santana  //  Las Palmas de Gran Canaria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s