Home

Emilio Duró, presencia y palabra

Emilio Duró, el hombre que parece atesorar el secreto de la felicidad sean cuales sean tus circunstancias personales o profesionales, visitó Las Palmas de Gran Canaria para ofrecer la conferencia Cambiando la mirada, la clave eres tú

Asistir a una conferencia de Emilio Duró exige un desembolso económico y tener un poco de suerte, ya que las entradas se suelen agotar en pocos días. Uno podría preguntarse si es necesario gastar dinero y tiempo en escuchar en directo a una persona omnipresente en Internet, a pesar de que él asegura no disponer de perfil en las redes sociales más conocidas, ni web oficial. Uno podría pensar que desde el ordenador personal, la tablet o el teléfono con conexión puede conocer las teorías sobre la felicidad y la superación del ya conocido como gurú de la felicidad.

Gran error. Aunque sí es cierto que la base de su planteamiento se puede conocer a través de Internet, ahí no captas el verdadero poder de Duró: su presencia y su dominio de la palabra.

En un principio la duración del acto era de una hora, pero Duró lo alargó hasta las dos horas y media. Durante este tiempo intentó transmitir con una humanidad, afectividad y generosidad arrolladoras, la importancia de que todos nos paremos, analicemos nuestra vida actual y nos preguntemos si es la que debemos llevar para lograr ser felices. Una felicidad no basada en lo material, sino en lo intangible.

En este análisis debemos tener en cuenta si actualmente pasamos más tiempo en el trabajo, en las redes sociales o viajando por motivos laborales, que con nuestra familia y amigos, si los tenemos.

Si no nos ocupamos de pasar tiempo con la familia y los amigos en base a una decisión personal, Duró fue claro. «Cuidado con las estupideces», insistió en varias ocasiones. «Estupideces» que nos pasarán factura. Una factura en forma de enfermedad, soledad, estrés, insomnio, tristeza, que nos entregan en los últimos años de nuestra existencia, y que nos obligará a dejar este mundo llenos de remordimientos. Y no merece la pena despedirte de la única vida que tienes, con el convencimiento de haberla desperdiciado, aseguró Emilio Duró.

María del Carmen Hernández // Las Palmas de Gran Canaria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s