Home

Un universo personal

En el año 2011 el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte tomó conciencia de la importancia que tiene el introducir la creación contemporánea en los museos históricos. A través de la Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes han puesto en marcha el programa Nuevas Miradas. Al amparo de la creatividad contemporánea se busca potenciar el papel de los artistas contemporáneos mediante la reinterpretación de las colecciones y espacios de los museos estatales fomentando el diálogo entre presente y pasado.

En 2013 Mateo Maté es el maestro elegido. Un creador madrileño que utiliza los objetos cotidianos para demostrar que los espacios que habitamos están rotos por tensiones y violencias, porque lo íntimo, lo individual, lo social, lo político, lo colectivo en muchas ocasiones se confunden. Ha realizado numerosas exposiciones entre las que destacan: The real royal (MOMA, Nueva York); Cine y casi cine (Museo Reina Sofía, Madrid) o Área restringida (Museo Siqueiros, México DF). Además, podemos encontrar sus obras en colecciones de centros de arte, nacionales e internacionales.

FLG_001_mateomate

Foto: Mateo Maté

Maté crea espacios escultóricos e improvisados que provocan múltiples emociones: nos resultan muy familiares, nos generan gran desconcierto,  son enigmáticos, perturbadores… El artista madrileño propone la idea de que, en el actual contexto, el entorno más inmediato ha pasado a convertirse en una cartografía indescifrable, que está llena de amenazas e incertidumbres. Aboga por reinventar la noción de habitar.

El eterno retorno es una concepción filosófica del tiempo que planteaba una repetición del mundo en donde éste se extinguía para volver a crearse. Los acontecimientos siguen reglas de causalidad. Hay un principio del tiempo y un fin, que vuelve a generar a su vez un principio. Esta idea fue retomada después por Friedrich Nietzsche en su libro Así habló Zaratustra y es una propuesta de Mateo Maté en la que el artista nos muestra su universo más personal. Además, tiene la capacidad de entrelazarlo con las colecciones de distintos museos de Madrid.

«Casi todas las obras son un viaje, voy a llamarle interior. Un viaje por mi casa, por mis objetos más cercanos, insertados en estas estructuras del estado»

Los cinco museos elegidos son lugares privilegiados en los que Maté traza un original recorrido por su imaginario artístico. Aquí es donde pretende establecer una relación ‘horizontal’ al conseguir incluir e intercalar varias obras pertenecientes a distintas series de su producción entre las obras de las colecciones de  estos museos. Son espacios  que desde niño siempre ha visitado y que han influido en su trayectoria creativa.

Museo Lázaro Galdiano: Nacionalismo doméstico

IMG_0900

Foto:: HomoCultum

Se juega con los objetos. Algo cotidiano y desprovisto de cualquier halo artístico -un mantel, una fregona o una espumadera- es liberado de sus valores de utilidad, desafiando todas nuestras expectativas respecto a la forma que debe tener una obra de arte y el modo en que se debe exponer.

A través de la iconografía heráldica y militar consigue desvanecer las fronteras de lo privado e ironiza con las pequeñas batallas cotidianas.

Museo de la Biblioteca Nacional: Arqueología del saber

BNE_004_mateomate

Foto: Mateo Maté

En las instalaciones de la Biblioteca Nacional, Mateo Maté socava en los recuerdos fraccionados que están presentes en nuestro cerebro y son el resultado de la información y conocimientos que vamos adquiriendo en nuestro quehacer diario. Son seis piezas que muestran una acumulación de periódicos en los que, como en una estratigrafía, se llevan a cabo catas selectivas. El artista contamina la colección permanente de este espacio intercalando hechos creativos donde los periódicos y su composición se transforman en depósitos de memoria.

Museo Nacional de Artes Decorativas: Desubicados

Foto: HomoCultum

Foto: HomoCultum

La obra de Maté en el MNAD se compone de un despertador, una cama y del vídeo Desubicados. Nos traslada a una orografía íntima de carácter soñador a través de un objeto cotidiano, una cama, que cuestiona su propia identidad. La cama se transforma en un espacio geográfico, se convierte en un inmenso territorio que habita uno mismo. Se trata de un lenguaje que es capaz de crear, por sí mismo, diferentes estímulos a través de la mirada, del pensamiento o de la percepción del propio objeto. Se trata de una obra en la que se ponen de manifiesto tensiones históricas e ideológicas.

Museo del Romanticismo: Paisajes y marinas en el siglo XIX. El arte del engaño

IMG_0943

Foto: HomoCultum

Mateo Maté parte de que lo contrario de la ilusión es el objeto. Piensa, como cuando algunos pintores románticos atacaron el ilusionismo de la perspectiva heredado del Renacimiento, que el arte desciende de la materia y se manifiesta en su dimensión táctil, hasta conseguir que el propio objeto sea otro cuerpo singular. Maté lleva esta idea hasta lo que hubieran sido sus últimas consecuencias. Convierte una pintura romántica del naufragio en un objeto que, con una perspectiva surrealista, se deshace y se desparrama por el suelo.  La otra idea parte de un ‘paisaje uniformado’ pero con el empleo de los códigos cromáticos del camuflaje bélico.

Museo Cerralbo: Viajo para conocer mi geografía

Foto: HomoCultum

Foto: HomoCultum

La alfombra que recibe al visitante nada más llegar al Museo nos indica de manera precisa su ubicación exacta en ese instante. Frente a la continua movilidad y a las frecuentes huidas de uno mismo, Mateo Maté trata de trazar una arqueología de su presente y una geografía de sí mismo. Lo hace mediante unas coordenadas que han pasado a formar parte de su geografía personal.

El eterno retorno es, en definitiva, una estupenda propuesta que conecta la obra de Maté con cinco espacios culturales de Madrid: el Museo Lázaro Galdiano, la Biblioteca Nacional de España, el Museo Nacional de las Artes Decorativas, el Museo del Romanticismo y el Museo Cerralbo. Todos ellos han influido de alguna manera en su trayectoria creativa. Maté en estos lugares ofrece una nueva forma de entender las distintas colecciones que forman parte de los museos. Todo siempre bajo el prisma de la creatividad contemporánea.

Raúl Martínez-de la Casa // Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s