Home

El Greco como inspiración

Con la mano en el corazón es una obra poético-musical, visual y auditiva, basada en la vida de El Greco. Está enmarcada dentro de los actos que la comunidad autónoma de Castilla – La Mancha tiene previstos para conmemorar el IV aniversario de la muerte del pintor ‘más toledano que griego’.

Sus creadores son Augusto Guzmán –compositor, director y encargado del diseño visual– y Manuel Valero –autor del libreto–. Dos manchegos que rinden su particular homenaje al afamado pintor, casi paisano suyo, desde su propia tierra.

Augusto Guzmán lo describe como «un poema audiovisual. La intención ha sido, en lugar de ver los cuadros y la personalidad del Greco desde fuera, meterse en su sensibilidad y dentro de la propia semiótica de los cuadros. Todo ello tras un arduo trabajo de investigación».

Se trata de un espectáculo muy visual, tal y como lo cuenta su director: «El color y la luz se unen. Yo lo llamo microcine, porque lo que hemos hecho es filmar los cuadros, que tengan movimiento. Hay fragmentos de vídeo de entre cuarenta y noventa segundos, que van viajando por los cuadros. Pongamos por caso, El entierro del conde Orgaz, muestra un plano abierto y luego se mete dentro y va recorriendo las caras de los personajes. O, por ejemplo, El expolio, amanece en la cara de Cristo y luego la cámara se va moviendo hasta las manos. Se trata de meterse dentro del cuadro. Esto se acompaña con un juego de luces, que va siempre armonizando con algunos de los tonos que tiene el cuadro y voy jugando con colores complementarios».

Pero, por supuesto, también es sonoro, en una doble vertiente. Por un lado, tenemos al propio protagonista, al homenajeado: «Hay un actor –Pedro Morallón–, que es la voz del Greco. No importa tanto la parte dramatúrgica, sino su voz. Es decir, se trata de que suene la voz del Greco, de manera subjetiva y objetiva. Habla en primera persona, cuenta sus pensamientos y sentimientos». Por otro lado, tenemos un complemento musical, de la mano del cuarteto de cuerda de la Orquesta de Cámara Orfeo que «interpreta trece temas originales, intentando meterse dentro del mundo de los cuadros, pero no de manera programática o descriptiva. El propio Greco habla de que él es el autor de la ingravidez –y es cierto, porque es la primera vez que surge en pintura– y aparece un tema acorde con ese momento emocional, que se llama Ingrávido».

De lo que se trata es de que el espectador no sea pasivo, sino que entre dentro de la obra, con todos sus sentidos: «Ese conglomerado de cosas muestran un espectáculo que hemos intentado que sea poético en todos los sentidos: que entre por la vista, que se oiga, que hasta casi se huela, con sus reflexiones». Y, por supuesto, que la sienta: «Más allá de un hilo argumental, lo que hay son momentos de emoción y reflexión».

—–

Guzmán, espíritu inquieto y polivalente

En su faceta de compositor, ha escrito el ballet El ladrón y la bailarina (2007) y tiene casi finalizado Dorian Grey –trabajo que tuvo que interrumpir para preparar el que se estrena mañana viernes y que será presentado el año que viene–; entre los musicales figuran La asamblea mágica (2005) y Plinio y la banda menguante (2007); para el teatro ha compuesto No hablarás del amor en vano (2009), No hay ladrón que por bien no venga (2009) o Historias de un espantapájaros (2011), entre otros; además de música de cámara, para cine y para televisión.

Uniendo la composición con la producción –posee un estudio, Still Noise, y una productora, Nuada Records– ha sacado a la luz varios álbumes, entre los que destaca Encantamientos (2011), además de supervisar la grabación de Peregrinatio, de la Mosquera Celtic Band.

En 2001, ganó el Premio Nacional de Artes Plásticas ‘Ciudad de Almagro’, puesto que también es fotógrafo profesional y ha trabajado como redactor gráfico en los periódicos Lanza y Diario Global de Castilla – La Mancha.

—-

Manuel Valero, periodista y escritor

Fue, precisamente, en Lanza donde coincidió con Manuel Valero y empezaron una relación profesional que dura ya diecisiete años y que les mantiene unidos ‘por amor al arte’.

Entre sus novelas destacan Balneario, La tierra negra y Ultramar –trilogía sobre su localidad natal, Puertollano, publicadas entre 1999 y 2006–, Entre las balas (2010), Corazón mío (2013) o Veinte poemas desesperados y una canción emocionada, audio-libro dedicado a Neruda en el cuarenta aniversario de su muerte, el año pasado.

También ha participado en los libretos de La asamblea mágica, Plinio y la banda menguante y el que ahora nos ocupa, Con la mano en el corazón.

La obra podrá disfrutarse en el Teatro Municipal Quijano, de Ciudad Real, el viernes 31 de enero a las 20.30 horas. Posteriormente, recorrerá varios lugares de la provincia:

  • Campo de Criptana, 1 de febrero
  • Malagón, 8 de febrero
  • Tomelloso, 22 de febrero

NOTA: El cartel de la obra, que acompaña a este artículo, ha sido diseñado por Natalia Cedena

—-

Mª Belén Cañizares / Toledo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s