Home

Mi profe no es un rollo

A lo largo de nuestras vidas, de alguna un otra manera, siempre hemos tenido que vernos sentados ante un profesor, o mejor dicho, ante un maestro, por que yo prefiero denominarlo maestro. Según el diccionario de la RAE un maestro se define como: «Persona que enseña una ciencia, arte u oficio, o tiene título para hacerlo». Pero yo añadiría algo más, con ese título que se le supone tendría que tener dos grandes letras que le acompañen, una la «V» de Vocación, por que ante todo el oficio de maestro tiene que  tener vocación, mucha vocación, y otra la «P» además muy, muy grande; Paciencia, por que queridos lectores, la paciencia que un profesor debe poseer tiene que ser infinita.

Este próximo día 31 de enero, se celebra el Día de la Enseñanza, y por este motivo, desde la Editorial Idampa ha querido reflejar este evento de una manera relevante, con el lanzamiento del libro Mi profe no es un rollo,   y planteando una serie de cuestiones que vamos a reproducir en este humilde artículo.

Idampa

Foto: Ediciones Idampa

¿Cuál es el perfil del profesor ideal?

  1. «Los estudiantes trabajan más duro cuando sus maestros les proporcionan un plan de estudios que demuestre unos cimientos que los niños valoren y por los que se preocupen. El papel de los docentes es fortalecer el plan de estudios con los valores humanos, lo que produce que los niños se preocupen por los objetivos y la responsabilidad. Un plan de estudios que destaca valores como la bondad, la honestidad y el respeto de compañeros y profesores junto con la materia, mejora la experiencia de aprendizaje. Integrar los principios de un aula solidaria con los planes de estudios existentes ofrece a los estudiantes trabajo de clase significativo y aumenta la confianza en sí mismos.
  2. Los maestros que hacen preguntas muestran que se preocupan por las ideas de los alumnos y esta atención lleva los niños a trabajar persistentemente hasta que el maestro esté satisfecho con su trabajo. Cuando haces preguntas, enseñas a los estudiantes a actuar como un investigador, analizar la información, recopilar datos y elaborar conclusiones. Los estudiantes aprenden a descubrir el conocimiento a través del razonamiento, en lugar de simplemente escuchar una conferencia. El papel del docente es desarrollar la curiosidad en los alumnos y enseñarles a pensar por sí mismos y sentir la emoción del descubrimiento.
  3. El papel del maestro es ofrecer criterios a los niños con los que trabajar y ofrecerles un trabajo de calidad que les dé confianza y autoestima. El papel de los profesores en la educación de los niños también incluye darles a los estudiantes la oportunidad de evaluarse a sí mismos y corregir sus errores.
  4. Una gran parte del trabajo del profesor es compartí información con los padres, destacando los objetivos y valores de respeto, honestidad y confianza que están incluidos en el plan de estudios. El apoyo de los padres es fundamental en el papel del docente como educador.
  5. Los maestros esperan que los estudiantes lleguen a la escuela dispuesto a aprender y practicar un comportamiento responsable y respetuoso. La mayoría de los estudiantes se esfuerzan por convertirse en miembros de la comunidad del aula y quieren complacer al profesor, en lugar de causar una interrupción en la clase. Cuando los profesores logran este objetivo, la clase funciona con fluidez». Cristina Alda.- Responsable de Comunicación (Ediciones Idampa).

Tony Santana // Las Palmas de Gran Canaria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s