Home

El hammân medieval: los Baños del Almirante

  • Su uso como baño público se extiende hasta 1959
  • El extraordinario edificio, monumento histórico-artístico, posee la consideración de muy valioso

 

Sala caliente de los Baños del Almirante / Foto: Homocultum

Sala caliente de los Baños del Almirante / Foto: Homocultum

En los Baños del Almirante (Banys de l´Almirall) se han lavado, acicalado, relajado, conversado e incluso, seducido, miles de personas –no solo valencianas- durante más de 640 años. Los baños públicos cerraron sus puertas, como tales, en 1959.

El singular y extraordinario establecimiento balneario data de 1313, cuando el jurista Pere de Vila-rasa solicitó permiso para construir un baño y un horno en los terrenos de su propiedad; solicitud que fue concedida por el entonces rey Jaime II.

El esquema arquitectónico sigue fielmente los dictados estructurales del hammân o baño de vapor árabe. De ahí que tradicionalmente se le haya atribuido un origen islámico.

En 1938 fue declarado monumento histórico-artístico por el Ministerio de Instrucción Pública. En 1944, le fue, de nuevo, otorgada esta distinción por el nuevo gobierno. La Generalitat Valenciana lo declaró Bien de Interés Cultural (BIC) en 1993. Según la valoración de monumentos histórico-arquitectónicos, el edificio tiene aplicado el nivel de protección 2, considerado como muy valioso.

Sala fría de los Baños del Almirante / Foto: Homocultum

Sala fría de los Baños del Almirante / Foto: Homocultum

El secretario autonómico de Cultura y Deporte, Rafael Ripoll, expresó durante su reapertura, el pasado 9 de enero que se trata de «un bien catalogado con un interés extraordinario. Sobre la historia que atesora estas paredes hay pocas referencias similares en el sur de Europa».

Por su parte, el director del Consorcio de Museos y ex director del Museo del Prado, Felipe Garín, explica la importancia que tenían los baños públicos:

http://www.ivoox.com/felipe-garin-banos-del-almirante-valencia_md_2824561_1.mp3″

Los Baños del Almirante presentan un esqueleto arquitectónico y funcional que reproduce con todo detalle a una de las variedades del hammân. Consta de una sala de descanso o vestíbulo, tres estancias que corresponden a la zona de baño: la sala fría, la templada y la caliente; las letrinas localizadas  junto a la sala fría y la caldera junto a la caliente.

Sala templada de los Baños del Almirante / Foto: Homocultum

Sala templada de los Baños del Almirante / Foto: Homocultum

El vestíbulo es el primer habitáculo al que se accede una vez atravesada la puerta de entrada. Desde el siglo XIV, ha tenido las funciones de sala de espera y lugar donde la gente se cambiaba para iniciar los baños. Hoy,  albergará toda suerte de manifestaciones culturales: pintura, música, fotografía, presentaciones literarias… Es el gran valor añadido que puede ofrecer este edificio emblemático, según Ripoll.

Y el primero de ese valor ha sido la magnífica muestra fotográfica que recrea la vida de la sociedad valenciana y española de los años 30.

La joya de la corona de la Agencia EFE

La nueva etapa de los Baños del Almirante como museo, se inicia con la exposición Valencia años 30. Archivo fotográfico de la Agencia EFE, precisamente cuando el edifico fue declarado monumento histórico-artístico y vivió sus últimos años como baño público.

Imágenes aéreas de Valencia, de la recolección del arroz, de la llegada de los restos mortales de Vicente Blasco Ibáñez, del primer sorteo de la Lotería Nacional celebrado en Valencia, del motín carcelario en la penitenciaria de San Miguel durante la Segunda República o de un retrato de la cantante Concha Piquer, forman parte de las veintiuna fotografías que estarán expuestas hasta después de Semana Santa.

Muestra fotográfica Valencia años 30 de la Agencia EFE

Muestra fotográfica Valencia años 30 de la Agencia EFE

La directora de Documentación de la Agencia EFE, Pilar Zaragüeta explicó durante su inauguración del pasado 9 de enero, que la exposición «retrata la vida en Valencia del primer tercio del siglo XX con fotografías realizadas con placas de cristal», a lo que añadió que se trata del mejor sistema de conservación que se ha inventado: «(Las placas) están intactas y se cuidan a una temperatura y a unos grados para que perduren en el tiempo».

El banco fotográfico de la agencia española reúne más de 17 millones de imágenes: «Es la joya de la corona de la Agencia EFE», según Zaragüeta.

Llegada de los restos mortales de Blasco Ibáñez al puerto de Valencia. 1933 / Foto: Homocultum

Llegada de los restos mortales de Blasco Ibáñez al puerto de Valencia. 1933 / Foto: Homocultum

La responsable del archivo digitalizado y Felipe Garín detallan cuáles fueron los criterios de selección de la muestra:

http://www.ivoox.com/corte-pilar-zaragueta-agencia-efe-banos-almirante-valencia_md_2824590_1.mp3″

La Agencia EFE, creada en 1939, conmemora el 75 aniversario, manteniéndose como la cuarta agencia más importante del mundo, por detrás de Associated Press, Reuter Y France Presse.

El edificio solo podrá ser visitado de lunes a domingo, de 11.00 a 14.00 horas, en turnos con un máximo de 15 personas y duración limitada.

Joaquín Sorolla García, hijo de maestro impresionista, en el Museo Sorolla de Madrid. 1931 / Foto: Homocultum

Joaquín Sorolla García, hijo de maestro impresionista, en el Museo Sorolla de Madrid. 1931 / Foto: Homocultum

El patrimonio es nuestra historia, nuestra seña de identidad y por ello, es crucial conservarlo en las mejores condiciones posibles. Este es el caso de los bellos Baños del Almirante.

Más imágenes en Pinterest Homocultum.

Julià Pérez // Valencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s