Home

Una tradición cultural en vías de extinción

/

Dice el refrán: «Por San Martino mata la vieja el cochino»

En realidad, San Martín ya ha pasado, se celebra el 11 de noviembre. Pero en muchos pueblos castellanos no se quiere perder esta tradición cultural popular y, sin fecha fija, dedican un fin de semana a la matanza.

Los tiempos han cambiado y las cosas ya no son como antes. La matanza es una tradición de muchos siglos de antigüedad. A pesar del progreso y del cambio que ha sufrido la sociedad hoy es, ante todo, cultura. Cultura proviene del latín «cultum», que significa cultivar. Es el cultivo del espíritu humano que abarca nuestro pensamiento, nuestro arte, nuestra música, nuestra literatura,… y nuestras tradiciones.

Una de las tradiciones gastronómicas más antiguas y extendidas por la geografía española es esta. Era el momento más importante para la sociedad, ese tiempo en el que se abastecían de alimentos para pasar el duro y frío invierno.

aaa

Foto: HomoCultum

Foto: HomoCultum

aaa

La matanza no es una fecha en sí, es un largo periodo de tiempo que comprende: el engorde, la matanza y el curado.

Aunque pueda parecer que queda lejos en nuestro pensamiento, no hace demasiados años era muy común que familiares y vecinos se reuniesen en una casa para matar el cochino, al tiempo que pasaban una feliz y alegre jornada elaborando chorizos, salchichones, lomos o morcillas.

La gente trabajaba y se pringaba las manos. Las manos, los codos… hasta el hombro. Era una fecha de alegría, amistad, convivencia y trabajo. La jornada transcurría entre bromas y risas, con algo de anís o de vino y degustando algunas tapas de carne o chorizos del propio cerdo.

aa

Foto: HomoCultum

Foto: HomoCultum

aaa

En Fresno de Cantespino es el mes de marzo el elegido para continuar con esta tradición. Y sí, las cosas han cambiado. Ya no se mata el cerdo, aunque sí se conmemora su sacrificio y su transformación en alimento para el duro invierno.

Es un fin de semana frío, que comenzó con nieve que, al final, se transformó en lluvia. Una lluvia persistente que obligó a celebrar en recintos cerrados lo que, normalmente, se hace al aire libre.

Los hombres del pueblo toman las calles. Bueno, las calles, la iniciativa y los aperos de cocina. Son los que se encargan de preparar la fiesta para el disfrute del resto de vecinos y curiosos que desean pasar un fin de semana agradable.

Cada uno ya conoce lo que tiene que hacer y se ponen manos a la obra. Un fin de semana en los que son los protagonistas. Otra forma de pasárselo bien. Mientras elaboran los suculentos manjares, charlan, ríen… comen y toman vino, anís o aguardiente con el que combatir el frío.

aaa

Foto: HomoCultum

Foto: HomoCultum

aaa

Cuando ya está todo preparado, ellos mismos se encargan de servirlo y ofrecérselo al resto de vecinos, que ya reunidos disfrutan de un día festivo, en el que se come, se baila y se lo pasan bien.

aaa

Foto: HomoCultum

Foto: HomoCultum

aaa

La música, la de siempre, dulzainas, jotas populares castellanas… Los Hermanos Ramos han sido los encargados de amenizar el fin de semana con su música de siempre.

aaa

Dulzaineros Hermanos Ramos / Foto: HomoCultum

Dulzaineros Hermanos Ramos / Foto: HomoCultum

aaa

aaa

El año que viene «la matanza» de Fresno seguirá conservando una tradición que ha cambiado, sobre todo, en las dos últimas décadas.

aaa

Raúl Martínez-de la Casa // Fresno de Cantespino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s