Home

«Aquí, en la portada, no tenemos más que un deber: la claridad. Y aunque no tenemos más que ése, nos tomamos otro por cuenta y riesgo personales: la libertad» (nº1, revista Claraboya)

  |

Poesía a la luz de la Claraboya / Foto: María Sola

Poesía a la luz de la Claraboya / Foto: María Sola

 

En el otoño de 1963 en medio de una España ahogada y reprimida por una dictadura cercana a la treintena nacía en León la revista Claraboya, un proyecto poético que surgía de las plumas de cuatro destacados poetas leoneses: Luis Mateo Díez, José Antonio Llamas, Ángel Fierro y el recientemente desaparecido (11 de septiembre de 2012) Agustín Delgado. A parte de sus promotores, numerosos exponentes de la literatura del momento, como Vicente Aleixandre, Guillermo Carnero, José-Miguel Ullán, Manuel Vázquez Montalbán, Antonio Gamoneda, Diego Jesús Jiménez, Marcos Ricardo Barnatán… dejarían su sello en forma de versos.

Se caracterizaban por una poesía crítica, lejos de los convencionalismos que el momento ordenaba, y como su nombre indicaba, por la clara pretensión de aportar luz a aquellos años oscuros.

Con una periodicidad bimensual y al romántico precio de 20 rubias consiguió mantenerse hasta enero de 1968, cuando la censura echó el cierre por un poema publicado en el penúltimo número (18). Este lo firmaba Jose Antonio LLamas y llevaba por título No amanece.

 NO AMANECE

nuria_poema

 

somospecesII

somospeces# / Foto: Alfredo Escapa

 

El pasado año y con motivo del medio siglo de su nacimiento daban comienzo numerosos actos, con el fin de recordar una revista histórica.

El próximo 10 de mayo, a las 21.00 de la noche, el Teatro Albeitar acogerá  Poesía a la luz de la Claraboya, un espectáculo teatral que produce y dirige La tremolina Teatro y que pretende acercar al público la desaparecida revista, mediante la poesía de sus cuatro creadores. Los encargados de subirse a las tablas serán: Marta Alaiz, Noemí Fidalgo y Alfredo Escapa. Hablamos con este último para saber más de este proyecto y de… 

‘Poesía a la luz de la claraboya’ es un homenaje a la revista que el pasado año cumplía los 50 de su aparición y que conseguiría sobrevivir un lustro en unos malos tiempos para la lírica. ¿Porqué esa necesidad de rescatarla del olvido? o tal vez el deseo es presentarla a un público que desconoce su existencia…

Nuestro primer acercamiento a la revista se debe a un encargo que nos hace el departamento de Bibliotecas del Instituto Leonés de Cultura (ILC) de la Diputación de León con motivo del 50 aniversario. El proyecto consistía en un taller de animación a la lectura y tenía como tema la revista Claraboya, para realizarlo por la provincia de León y poner en valor su trayectoria no solo por la importancia de los editores de la revista (Luís Mateo Díez, Ángel Fierro, Jose Antonio Llamas y Agustín Delgado), sino también porque fueron ellos los primeros en traducir poesías de autores desconocidos en España (por ejemplo de Kerouc). También constatamos que sus textos eran profundamente transgresores, no solo para la época sino también en la actualidad.

Pero no nos salió un taller de animación a la lectura, sino un recital poético en el que el público era parte fundamental en el desarrollo de la pieza. A lo largo de casi un año llevamos recorriendo diferentes espacios de la provincia y nos hemos percatado que el tema despierta interés y pasión. Recientemente hemos participado en la programación que el MUSAC está llevando a cabo titulada Nombrando el porvenir y pudimos comprobar, debido a la cantidad de publicaciones independientes que siempre ha habido y aún hay, que parece ser que en nuestra provincia nunca han sido malos tiempos para la lírica.

 
Los versos son la base de varios de tus espectáculos. Por ejemplo el pasado año subíais a las tablas  ‘Las ostras no esperan a nadie en el fondo del mar’ con Somospeces. ¿Porqué?, ¿es más fácil la comunicación?, ¿más sonora?…
 
somospeces≠ es un proyecto personal de artes escénicas donde ponemos en pie proyectos de teatro contemporáneo en los que la autobiografía y el diálogo con el público son partes fundamentales.

Las ostras no esperan a nadie en el fondo del mar solo tiene de poesía el título: es un extracto de un poema del recientemente fallecido Leopoldo María Panero. Pero en somospeces≠ no ponemos en duda que usamos otro tipo otro tipo de poéticas, ajenas a lo textual pero cercanas en las imágenes y en el discurso.

Del mismo modo, lleváis a escena el gran legado artístico de esta tierra nuestra. ¿Sigue resultando difícil defender León y su legado cultural desde León?

No especialmente. Creo que si le preguntases a una persona de otra provincia, podría decirte que defender el legado cultural en su provincia es igual de complicado que defenderlo en el estado español en general, y que solamente los grandes nombres (García Lorca,…) son asumibles por la gran mayoría de personas e instituciones.
Creo que la dificultades que tenemos aquí pasan por no saber o querer poner lo que tenemos en valor.
 
A pesar de tu juventud llevas cerca de 25 años dedicándote al noble arte del ‘entretenimiento’. ¿Estamos mejor o peor que en los 90 a nivel escénico?
 
¡Gracias por lo de mi juventud!
Creo que la mayor diferencia es la caída en el olvido de las grandes compañías (Joglars, Comediants, La Fura,…) Los momentos que estamos viviendo ahora son apasionantes. Existe una generación de creadores con mucha imaginación y fuerza dispuesta a poner toda la carne en el asador y desarrollar proyectos sin instituciones que nos den apoyo. Ahora existe una mayor información del exterior, pero también de lo que hacemos en el país y también se puede crear desde unos lugares que nunca imaginamos. Por ejemplo, el próximo espectáculo en el que estamos empezando a trabajar utilizamos streaming, geolocalización y arduíno.
 
Te escuchaba en una entrevista de hace unos años ‘reclamar’ un espacio donde el arte en todas sus manifestaciones tuviese cabida. En León hay numerosos inmuebles condenados al olvido o al derrumbe, que podrían utilizarse para este fin. Desde mi ingenuidad y esperanza: ¿esta cerca la consecución de este deseo?
 
Aquella entrevista formaba parte de un proyecto en el que diversos artistas intentamos crear un Centro de Cultura Independiente. Aquello no llegó a ninún puerto por varias razones, pero una de las fundamentales fue la falta de apoyo institucional, cuando no la manipulación por parte del ayuntamiento, a esta iniciativa. Por parte de diversos colectivos existen pequeños locales donde poder desarrollar actividades, pero aún no existe ese espacio donde aunar diferentes artes. Pero no creo que sean los edificios “condenados al olvido o al derrumbe” los que se deban utilizar. Existen en la ciudad algunos espacios de más que dudosa gestión (léase Epacio Vías o Musac) que bien merecerían una apropiación por parte de las personas antes que continuar en ese declive en el que se encuentran.
 
¿Porqué crees que la administración es tan reacia (por ser generosa en el adjetivo) a impulsar la cultura?. Es más, ¿porque intenta frenar su difusión?. (Al hilo de esta pregunta quizá tengas una opinión sobre la sinrazón de lo que está sucediendo con el único Teatro que como tal queda en pie en León)
 
La palabra cultura en este país sigue produciendo sarpullidos, ya no solo entre las administraciones sino entre toda las personas. Creo que sigue habiendo una cierta visión de los artistas como “vagos inspirados”. Pienso que la solución pasaría por una educación menos basada en materias instrumentales (lengua y matemáticas, que ya podemos consultar y usar a través de las nuevas tecnologías) y más basada en las enseñanzas artísticas y emocionales. Así no sucederían desastres como el del Teatro Emperador: comprado de forma urgente para satisfacer los deseos de la primera dama del momento, ahora el ministerio de cultura lo vende. Creo que los leoneses ya no sabemos si lo queremos o no, porque nuestra implicación emocional con ese espacio empieza a quedar en la distancia. También pienso que no deja de ser nada más que un contenedor y esta ciudad, para lo pequeña que es, tiene muchos.
 
Creo que no te consideras capacitado para la venta de ‘tus productos’ pero estoy convencida de que te sobra verbo. ¡Inténtalo!, véndenos esa Poesía a la luz de la Claraboya.
 
Cuando dije eso me refería a reunirme con programadores y venderles cultura como si fuese un comercial. Poesía a la luz de la Claraboya es un acercamiento a través de la poesía de cuatro autores leoneses a un momento fundamental de la historia reciente de este país. En sus poesías, estos autores, nos hacen una acertada y afilada fotografía de lo que era la vida por esos años en una pequeña ciudad. Pero este espectáculo o recital o.. como quieras llamarlo no pide al público que esté sentado en su butaca cómodamente. Le pide una escucha activa en la que el protagonista termina siendo el público.
 
He de reconocer que desconocía esta parte de la historia de la tierra que me vió nacer. El paseo ha sido maravilloso.

  |

Nuria González // León
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s